viernes, 18 de noviembre de 2011

Impaciencia

Viernes... 18/11/2011

No puedo esperarme a escribir... estoy completamente impaciente, desvelada, e inquieta. Son las 2:10 de la madrugada y me resulta imposible dormir. Hace un rato me ha parecido ver su sombra en mi habitación... tal vez fuese fruto del cansancio... quién sabe.

Va a ser un largo y duro día... ayer, hablando con él, me dijo que hoy viernes no podría venir a buscarme a clase, porque tiene asuntos familiares que atender... Y me resulta muy duro verle 10 minutos cada 2 o 3 días. Es realmente mortal.

Ahora que me doy cuenta... tendréis ganas de ponernos nombre, ¿verdad? Haré una pequeña presentación. Mi nombre es Sara, y tengo 20 años, y... ése chico del que estoy completa y obsesivamente enamorada, se llama Álex, y tiene, o eso es lo que él dice, 21.

Bueno, ¿qué estaba diciendo antes? Ah, sí, lo de la sombra... Hay otra cosa que aún no he comentado de su comportamiento... y no sé si realmente es normal. Se pasa el rato, cuando puede, oliéndome la piel. El cuello, las muñecas, los hombros, el vientre... todo lo que esté a su alcance. Vamos, mi ex también lo hacía, porque decía que mi piel olía espectacularmente bien, pero... no creo que sea para pasarse horas....

Hablemos de la "sombra". No he llegado a ver casi nada, sólo me llega la luz de las farolas a lo lejos, y eso es prácticamente nada, pero... los mitos cuentan que, un vampiro, una vez invitados formalmente a entrar en una casa, pueden entrar las veces que quieran. Y... dudas tengo, pero sabiendo lo que me contó su ex novia, me puedo imaginar de todo. Tal vez sólo haya sido el cansancio, no sé. Estar 5 horas frente a un ordenador estudiando programas de retoque digital te vuelve un poco tarumba...

Estoy en una situación bestial. Ya no puedo casi ni dormir, me levanto tarde y agotada, como sin hambre, apenas ceno, y apenas hablo con el, el resto del tiempo lo paso pensando en él. Bueno... menos en clase, que intento estar más atenta del ordenador y las explicaciones del profesor...

Espero no aburriros con esta entrada, han sido simples delirios de una madrugada de insomnio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario